Tortura y mujeres

Material de consulta

Cuerpo, sexualidad y poder: La Tortura Sexual como parte del Terrorismo de Estado de Mónica Muñiz Mexicano

La represión política contra los movimientos sociales en México ha tenido un incremento en los últimos años: Atenco 2006, Oaxaca 2006 y Chiapas (desde el inicio del levantamiento zapatista en 1994 a la fecha) representan casos paradigmáticos del ejercicio violento del poder del Estado contra el descontento popular. 
La tortura, las desapariciones forzadas, las detenciones sin orden de aprehensión, la ejecución extrajudicial y el hostigamiento militar y paramilitar a las comunidades son, desde hace mucho tiempo, formas cotidianas de acoso y represión. Estas acciones están enmarcadas dentro de la metodología del Terrorismo de Estado. Se trata de la sistematización de estrategias represivas para el control y dominio de la sociedad.
En los casos anteriormente citados, existe una característica que impactó profundamente a la opinión pública: los testimonios de violaciones sexuales por parte de policías contra mujeres y hombres durante las detenciones y el traslado al reclusorio.
En los testimonios había algo terrible, todos los relatos parecían parte de un solo testimonio.
Elementos similares en las formas en que se agrede el cuerpo, la sexualidad y en los insultos que los policías les decían a las mujeres mientras las torturaban sexualmente (esto resultó paradigmático en el Caso Atenco1).
Cabe preguntarse ¿había una sistematización en la aplicación de las agresiones sexuales?, ¿o se trataba de excesos policiales aislados, producto de la perversidad de los agentes?, ¿fue aplicada sólo sobre mujeres y hombres?, ¿por qué los hombres no denunciaron las agresiones? En tanto parecían acciones calculadas y no fortuitas ¿podían ser consideradas como una forma de tortura?, ¿qué intenciones contenían esas agresiones?, ¿qué pasaba en la psique de las personas sobrevivientes?, ¿qué pasaba en su cuerpo y su sexualidad?, ¿qué consecuencias se presentan?, ¿afectaba su relación de pareja?, ¿se afectaba la capacidad del ejercicio de la maternidad y la paternidad?, ¿qué pasaba con sus vínculos familiares, sus comunidades?, ¿resultaba afectada la manera de vincularse?.
Esta investigación aborda algunas de estas interrogantes. Sí bien la inquietud y las preguntas de investigación surgieron a partir de la revisión de los casos de tortura sexual ocurridos en México, fue al explorar la historia latinoamericana donde encontré que las prácticas represivas del Terrorismo de Estado, y específicamente la tortura sexual, han sido aplicadas sistemáticamente desde hace años. Por este motivo decidí realizar la investigación abarcando los casos de tortura sexual que están documentados como parte del Terrorismo de Estado en América Latina, desde los años 70 a la fecha.
Es necesario pensar a los sujetos sobrevivientes de tortura y tortura sexual no como personas afectadas por una patología, de etiología interna, sino como sujetos, históricos y sociales trastocados por una ―situación límite o extrema‖, que es el trauma causado por la tortura, fenómeno también de naturaleza política y social. Este traumatismo ocasiona graves afectaciones psíquicas en las subjetividades individuales, pero también afecta el entorno social. Para comprender este fenómeno, es fundamental el análisis de los contextos y procesos políticos, económicos e históricos en los que el Estado utiliza la tortura.
Esta perspectiva dio complejidad a la investigación, pues trata de la observación y descripción del fenómeno de la tortura sexual, así como de sus consecuencias en el plano subjetivo y colectivo. Por lo que es precisa una visión dialéctica de la realidad, una comprensión de lo social a la vez de un análisis minucioso de las secuelas psicológicas que quedan en el sujeto. Individuo y sociedad se construyen a la vez.
Para abordar esta complejidad recurrí a los profesionales de la salud mental que han desarrollado teorías y abordajes en el contexto de la violencia desatada por las dictaduras militares en América Latina. Psicólogos, psicoanalistas, psiquiatras y otras profesionales que comprometieron su saber y su vida con el desarrollo de pensamientos y teorías para abordar el trauma, social e individual, ocasionado por el Terrorismo de Estado, así como la construcción de posibles formas de tratamiento de sobrevivientes de tortura, tanto en consultorio como en comunidad.
Para el desarrollo de esta investigación me apoyé en la Psicología Social Crítica desde Centroamérica de Ignacio Martín-Baró, las aportaciones de psicólogas y psicoanalistas como Diana Kordon, Lucila Edelman, Darío Lagos, Mariana Lagos y Daniel Kesner (a quienes les agradezco profundamente sus enseñanzas), Elizabeth Lira, Eugenia Weinstein, así como profesionales de otras latitudes como Pau Pérez-Salas, Carlos Martín Beristain.
Para la parte de la psicodinámica de la tortura y la tortura sexual, el trauma y la sexualidad el psicoanálisis freudiano y la lectura de Lacan resultan básicos y fundamentales; así como las aportaciones de René Kaës para abordar la importancia de lo vincular y lo intersubjetivo.
En esta investigación hice una revisión de los casos de tortura sexual que están documentados en algunos países de América Latina, evidenciando lo sistemático de ésta práctica, la cual se enmarca en la lógica genocida de la metodología del Terrorismo de Estado. Hago una revisión de las
definiciones jurídicas de tortura y tortura sexual, así como una recopilación de sus consecuencias documentadas. Al final anoto algunos aspectos de la afectación en la subjetividad de las personas sobrevivientes de tortura sexual, los daños ocasionados en su sexualidad, su cuerpo, su psiquismo y en la manera de vincularse con los otros, además de los daños psicosociales.
En el Capítulo I describo cómo se conformó la metodología del Terrorismo de Estado. El interés de E.E.U.U. por el control y dominio de regiones, en particular de América Latina, que fue donde se desarrollo esta metodología con más sistematización, conformando instituciones con alcance
internacional de capacitación y entrenamiento a fuerzas policiacas y militares en tortura y otras violaciones a Derechos Humanos. Apunto que ésta metodología de Terrorismo de Estado tiene una intención, una lógica genocida. Esto significa, que no sólo busca la afectación del grupo en particular sobre el que se ejerce la acción represiva (por ejemplo, los integrantes de una guerrilla) sino que a la vez, busca provocar la afectación de todo el grupo nacional, de todos los sectores sociales. Esto, tiene la finalidad de alterar las formas de relación social para poder instaurar nuevas formas de economía, que se basan en la competencia y en el consumo (libre mercado) y que encontrarían un obstáculo en el tipo de relación social solidario y colectivo.

Para leer más descarga el PDF

Download attachments:

Last modified onMonday, 15 February 2016 12:52
(0 votes)
Read 516 times

More in this category:

Protocolo de Estambul »