Intervención psicosocial con sobrevivientes de violaciones sexuales

Material de consulta

Mujeres rompiendo el silencio Intervención psicosocial con sobrevivientes de violaciones sexuales durante el conflicto armado, ECAP, GUATEMALA 

La violencia sexual ha sido un arma utilizada en la mayoría de conflictos armados para destruir a un grupo, torturando el cuerpo de las mujeres, también se tortura el cuerpo social. El fin último de la tortura es el silencio; silenciar y paralizar a la población a través de la destrucción del cuerpo en donde las marcas quedan a lo largo del tiempo.
Durante las guerras generalmente, se exacerban las diferentes opresiones que existen en las sociedades como son las opresiones de género, de clase y étnica. Estas opresiones llevaron al Estado guatemalteco a diseñar y aplicar políticas terroristas que, en este caso, a través de torturar el cuerpo de las mujeres, lograban la paralización de comunidades enteras, dejando daños profundos en las identidades, en la cultura y en la sociedad.
Cuando se expone a las personas al sufrimiento sobre sus cuerpos; cuando se reduce a la persona únicamente al dolor y humillación con una intención política, se afectan los valores, la identidad, las más profundas convicciones y los vínculos con el otro que representa la humanidad.
Un acontecimiento intenso provoca efectos duraderos en el psiquismo, sus relaciones sociales y sus afectos, sin embargo los efectos se acrecientan cuando estos acontecimientos son causados por seres humanos hacia mujeres en estados de vulnerabilidad extrema, muchas de las torturas sexuales se practicaron frente a la comunidad o cautivas dentro de un destacamento militar en donde ellas no tenían control sobre el ambiente, o se encontraban solas y bajo amenazas de muerte. Estos eventos trastocaron la sensación de conexión con el otro-otra, la conexión con su grupo. Dejándolas sentir intenso miedo, impotencia, pérdida del control y vergüenza.
Este libro, surge del trabajo que hemos venido realizando dos instituciones: el equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial –ECAP– y la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas –UNAMG–, quienes hemos unido saberes, luchas y experiencias para desarrollar una propuesta con el fin de apoyar y acompañar a mujeres sobrevivientes, de romper el silencio, recuperar la memoria histórica, buscar justicia y sanar las heridas.
Este trabajo parte de la necesidad de dignificar las experiencias de las mujeres, cambiar el silencio por palabras, nombrar las violaciones llenando los vacíos de sentidos con nuevos significados, con el objetivo de devolver las vivencias de las mujeres a la sociedad para que las valore y recupere la memoria histórica desde las voces de las mujeres.

Descarga el PDF

Download attachments:

(0 votes)
Read 386 times