HECTOR JAIMES ABARCA, ningún indicio de su paradero

Boletines

A un año de la desaparición del defensor de Derechos Humanos; HECTOR JAIMES ABARCA, ningún indicio de su paradero

Héctor Jaimes Abarca es un hombre de 30 años lleno de inquietudes y esperanza, activo y dinámico, colaborador del Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón en la ciudad Chilapa, con estudios de antropóloga social cursados en la Universidad Autónoma de Guerrero.

De 2008 a 2011 como parte del Centro Morelos participó activamente en la lucha de los cinco pueblos del Municipio de Tecoanapa; Mecatepec, Barrio Nuevo, El Guayabo, Tepintepec, El Carrizo y San Francisco por el  derecho humano al agua, lucha que fue ganada por los cinco pueblos.

Posteriormente fue el responsable por parte del Centro Morelos de mantener la colaboración con la organización norteamericana Global Works que se dedica a defender a trabajadores migrantes que después de iniciar algún juicio laboral se veían obligados a regresar a Guerrero y Héctor era el encargado de localizarlos y ponerlos al tanto de las sentencias laborales y ponerlos en contacto para recibir el pago de los laudos.
Una semana antes de desaparecer comentó a sus familiares que sentía estar siendo seguido y pensaba que se debía a su trabajo en la realización de un video sobre la realización del pan en Chilapa en la medida en que en algunas comunidades hombres le pidieron categóricamente no tomar película en esos lugares.

El día miércoles 18 de marzo cuando Héctor Jaimes Abarca regresaba de Chilpancingo y se dirigía del sitio de las Urban a su domicilio ubicado en la colonia Ángel Aguirre Rivero en la periferia de la ciudad, recién empezaba a oscurecer pues eran aproximadamente las 7:30 de la noche y en ese corto trayecto  fue desaparecido desconociendo su paradero hasta el día de hoy. A los padres, la Sra. María del Carmen Abarca Nava y José Jaimes San Juan y hermanos fueron invadidos por la angustia y el miedo, pues no era común que Héctor faltara a su casa y cuando lo hacía siempre avisaba, el miedo y la esperanza de que lo liberaran los inmovilizo durante varios días dudando entre poner la denuncia correspondiente o quedarse callados y aceptar lo que era ya inocultable, Héctor había sido desaparecido, este temor se acentuaba al recordar que días antes les había mencionado que había notado que algunas personas lo seguían.  Después de casi un mes de su desaparición la familia toma la decisión de interponer la denuncia, la cual se presenta   a mediados de abril bajo el número  AEBPNL/0017/2015 por desaparición de persona.

El nueve de Mayo nuevamente doña María del Carmen sufre un golpe más al ser desaparecido otro de sus hijos de nombre Jorge Jaimes Abarca, un joven de 18 años trabajador de una tortillería  en Chilapa.

El caso  de Héctor y Jorge Jaimes Abarca  así como los más de 50  casos denunciados ante instancias como la Fiscalía del Estado de Guerrero, la SEIDO y La Unidad de Búsqueda de Personas dependiente de la Sub Procuraduría de derechos humanos de la PGR    no hay avances sustantivos en la investigación. Por el contrario permanece el ambiente de zozobra e inseguridad. El gobierno ha optado por la militarización sin que se implemente una estrategia integral que trabaje en el tema de la búsqueda de los desparecidos y en un equipo multidisciplinario que avance en las investigaciones. Ante la inoperancia de las autoridades y los nulos resultados obtenidos con la presencia continua de militares y policías, son los familiares de las víctimas las que finalmente se decidieron a denunciar sin que las  autoridades  les  brinden las medidas de protección adecuadas. Por lo anterior nos preocupa el ambiente de impunidad y los casos de desapariciones y ejecuciones que se siguen consumando a pesar de la estrategia de militarización anunciada por el gobierno federal y los aparatosos operativos que no están atacando de fondo el problema de la inseguridad y la impunidad. En concreto no vemos un verdadero compromiso con las victimas por el contrario vemos grandes limitaciones en su estrategia bélica y una marcada ausencia de una estrategia que ataque de fondo  la macrocriminalidad y el ambiente de impunidad que impera.

 POR LO ANTERIOR EXIGIMOS:

1.- QUE SE INVESTIGUE A FONDO EL PARADERO DEL DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS HECTOR JAIMES ABARCA Y DE TODOS LOS DESAPARECIDOS.

2.-  QUE SE ATIENDAN LAS RECOMENDACIONES QUE HAN DADO LOS EXPERTOS SOBRE CÓMO REALIZAR LA BÚSQUEDA E INVESTIGACIÓN DE LOS DESPARECIDOS,

3.- QUE SE BRINDE UNA VERDADERA ATENCIÓN INTEGRAL A LOS FAMILIARES Y SE ATAQUEN LAS CAUSAS DE LA MACROCRIMINALIDAD QUE HAN SOMETIDO A LA POBLACIÓN Y HAN IMPUESTO SU PODER POR ENCIMA DE LAS LEYES QUE DEBEN REGIRNOS.

 ATENTAMENTE:

 CENTRO REGIONAL DE DEFENSA DE DERECHOS HUMANOS JOSÉ Ma. MORELOS Y PAVON A.C.

CENTRO DE DERECHOS HUMANOS DE LA MONTAÑA “TLACHINOLLAN”

COLECTIVO CONTRA LA TORTURA Y LA IMPUNIDAD A.C. (CCTI)

RED GUERRERENSE DE ORGANISMOS CIVILES DE DEREHOS HUMANOS

SOCIEDAD DE ALUMNOS RICARDO FLORES MAGON DE LA NORMAL RURAL RAÚL ISIDRO BURGOS DE AYOTZINAPA.

 

 

 

 

Last modified onFriday, 18 March 2016 09:09
(0 votes)
Read 377 times