CCTI
Print this page

Patix Ruiz Romero, 12 días en huelga de hambre

Noticias

Patxi Ruiz Romero, preso político, organización ETA
Nació el 20 de octubre de 1974
Detenido el 21 de febrero 2002, lleva 18 años preso y está desde entonces en aislamiento.
Centro penitenciario de Murcia II, Paraje los Charcos 30191 Campos del Río, Murcia, España

¿Cuáles son las razones de esta huelga tan extremas que viene dando Patxi Ruiz?

-Esta decisión de Patxi es para protestar contra los episodios de represión que está sufriendo en la cárcel de Murcia II desde hace tiempo. Patxi es un preso que lleva 18 años en la cárcel y que, desde luego, también su actitud allí ha sido la de un militante, la de ser una persona combativa, y por eso el Estado español se lo quiere hacer pagar.

La historia comienza cuando Patxi, junto con otros presos, empieza a participar en concentraciones para pedir que se garantice su seguridad ante la amenaza del Covid-19, y en vista de que la cárcel no reúne los requisitos necesarios para mantener la distancia de seguridad, no cumple los mínimos de higiene, no se les facilitan mascarillas, guantes o un jabón adecuado para poder llevar a cabo todas las medidas de limpieza. Además, a pesar de que a ellos se les anula y se les priva de todos los derechos de estar con las familias, se les aísla aún más y no se permiten visitas en la cárcel, los carceleros todos los días siguen entrando con el riesgo que eso conlleva. Es decir, ellos protestan porque por un lado sí se puede meter el Covid-19 en la cárcel por medio de los carceleros, pero, sin embargo, les cortan el derecho a comunicarse con sus familias.

-¿Antes de ahora ya había sufrido apremios?

-Patxi ya hace tiempo que había sufrido amenazas en la cárcel de Murcia II y son amenazas de muerte, las amenazas que le hacen los funcionarios no son de que le van a pegar una paliza, sino de que lo van a matar. En diciembre Patxi se corta los brazos para protestar por esa situación. En este caso, en vista de las convocatorias y las concentraciones que se estaban haciendo en el módulo 8 de la cárcel de Murcia, una de las veces una carcelera se acerca y le quita el cartel. Luego se acerca con otro carcelero, Patxi les pide la identificación y al rato, cuando ya estaba él en la celda, acuden allí esos mismos carceleros y lo que hacen es amenazarle, decirle que se está pasando, y un rato después le llevan frente al director de la cárcel, al subdirector de seguridad y al jefe de servicios, le meten a una oficina y le amenazan de muerte, le dicen que va a pagar lo que está haciendo, que saben que es el líder, el cabecilla, de esas movilizaciones que se están haciendo dentro de la cárcel y repiten que en esa cárcel esas cosas se pagan. Es en ese momento en el que Patxi Ruiz inicia una lucha tan dura como es la huelga de hambre y sed, porque al incluir la huelga de sed el cuerpo y sus órganos pueden llegar al colapso en muy poco tiempo.

-¿Esta situación que afecta al preso ya se está produciendo?

Han pasado ya ocho días y estamos en una situación de alarma absoluta porque en cualquier momento Patxi podría morir, esa es la realidad. Él en las llamadas que hace a la familia dice que va a seguir luchando, que es una forma de luchar por su vida, incluso aunque eso le lleve a la muerte, y, aunque sea paradójico, así es por esas amenazas que ha recibido.

-¿Esta decisión de Patxi Ruiz ha logrado sensibilizar a más gente en el País Vasco?

Podemos decir que por otro lado una situación tan cruda como esta ha servido para empezar a generar respuestas en cárceles y calles. Venimos de un momento en que todos los derechos políticos de la población, con la excusa del confinamiento, también se han visto vulnerados, no podíamos expresarnos, ni protestar contra nada, y sí que ha generado una oleada de movilizaciones en Euskal Herria. En un montón de pueblos hay concentraciones, manifestaciones, cadenas humanas, también se están dando huelgas de hambre, algunas rotativas y otras indefinidas en solidaridad con Patxi, e incluso se están dando otro tipo de actos de marcaje directo a los responsables de esta situación.

Entonces, esa es la situación, las reclamaciones de Patxi sobre todo van por el punto de que se vea asegurada su integridad física, pero también la del resto de presos políticos y sociales, porque Patxi siempre ha sido un preso solidario con todos y todas, es un preso que tiene conciencia de clase, es un preso combativo también dentro de la cárcel, nunca se ha dejado amilanar y, evidentemente, lo que busca la cárcel es, por medio de tratar de hundir a un preso tan comprometido, hacer silenciar a todos los demás.

Por último, me gustaría hacer llegar el agradecimiento a todos esos movimientos y todas esas personas que han iniciado una campaña de apoyo a Patxi en Latinoamericana. Igualmente, a esas organizaciones de pueblos oprimidos que también desde Europa nos están haciendo llegar la solidaridad con Patxi y, como no, a esas otras organizaciones del Estado español, de Catalunya, de Galicia, de Madrid, que también están moviéndose y haciendo.

Last modified onFriday, 22 May 2020 22:21
(0 votes)
Read 205 times
Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.